Cómo descubrir una buena vidente real

La videncia real es un concepto que hace referencia a aquellas videntes que poseen un el “don” de la videncia heredado. Son personas que han nacido con la capacidad de intuir y poder ver y sentir sucesos que ocurrirán en el futuro. En este artículo profundizaremos en la naturaleza  de este fascinante tipo de videntes y en cómo podemos cerciorarnos de encontrar una buena vidente real.

Videntes reales

Una buena vidente real, como ya hemos dicho, es aquella persona que posee la virtud, o el don, no solo de adivinar e intuir cosas que aún no han ocurrido, sino que también pueden presentir distintos sucesos, negativos o no, que están ocurriendo en otros lugares muy distantes a donde este tipo de personas están.

Una vidente real tiene la asombrosa capacidad de sentir e intuir, de presentir y anunciar, también. En muchas ocasiones, este hecho depende de cada vidente real, las percepciones no se presentan como una visión clara y nítida, ni siquiera como un pensamiento o un tipo de recuerdo, sino que en muchas ocasiones pueden ser percepciones, sensaciones o incluso imágenes inconexas que la vidente real tiene que dotar de sentido y coherencia.

Este es el secreto de una vidente real buena, la esencia no es el poder que han desarrollado durante toda su vida, sino que la clave consiste en poder dotar de una significación y una contextualización de lo sentido, lo pensado o las imágenes que acuden a su consciencia.

En el caso de una videncia real telefónica suele ser un proceso mucho más fácil, ya que la propia persona que llama sirve de contextualización y marco de intuición para la vidente real.

Cómo saber si una buena vidente real es verdadera

En relación a lo anterior, es muy frecuente que distintas personas se anuncien como “videntes reales” en distintos canales de comunicación. Será relativamente fácil saber si dice la verdad, ya que una verdadera vidente real, no necesita hacer preguntas a la persona que llama. De una manera natural, la vidente irá contextualizando la persona que llama a través de su capacidad natural de percepción y mediante el vínculo de la voz. Repito, si la persona que se dispone a leernos el tarot o la vidente que se dispone a darnos consejos sobre nuestro futuro, realiza un gran número de preguntas, posiblemente no estemos ante una verdadera vidente natural.

Es evidente que, una vidente natural verdadera posee la capacidad de contextualizar y desarrollar una secuencia de videncia completa de la persona que llama. En sí, esta capacidad es asombrosa y fascinante, a día de hoy, la ciencia no ha podido o no ha sabido explicar la naturaleza de este hecho. Si se sabe que suele ser una capacidad que, en la mayoría de los casos se hereda, en distintas generaciones y, en un menor número de ocasiones, esta capacidad se desarrolla en personas que han sufrido algún hecho traumático y han estado cerca de la muerte.

encontrar buena vidente de verdad

Señalaremos también que, en esencia, la videncia natural es, tradicionalmente, una cuestión que se usa para ayudar a otras personas. Las verdaderas videntes naturales siempre atenderán las llamadas telefónicas desde su casa, jamás desde un gabinete. Otro hecho importante será el trato que recibamos y sobre todo, la percepción que esa persona, al otro lado del teléfono nos transmita.

Terminaremos señalando que, a día de hoy, ante la enorme oferta de todo tipo de servicios de videncia y tarot, se hace cada vez más difícil encontrar una verdadera vidente natural. No debemos cejar en su búsqueda, ya que sus palabras, sus conocimientos y su excepcional “don” pueden cambiarnos la vida. Saber el futuro puede aportar que podamos, de una manera u otra, cambiarlo. Solo una vidente natural o una buena tarotista tienen la capacidad y la sabiduría de aportar el conocimiento y los detalles precisos que nosotros podemos precisar.