Videncia Verdadera

En la actualidad existen infinidad de ofertas, acompañadas de promesas, sobre cuestiones de videncia verdadera y Tarot. Lo cierto es que estamos ante una moda en la que unos pocos, aquellos que se han dedicado a la videncia o al Tarot, durante toda la vida han quedado de una manera u otra relegados a lugares secundarios.

Quizá sea por el marketing y la publicidad, en los medios y en internet, de unos supuestos videntes y tarotistas llamativos y provocativos, lo que ha hecho que, por un lado los verdaderos videntes queden en una segunda fila, eclipsados por lo aparente y el marketing de unos cuantos que, muchas veces, son mera apariencia.

videncia verdadera

Los verdaderos videntes son personas que llevan toda su vida, desde su mismo nacimiento, dedicados a cultivar, desarrollar y controlar un “don”, una capacidad de adivinación y clarividencia que pocos, muy pocos, alcanzan a tener. Son personas serías, en su mayoría no aparecen en los medios y desarrollan una labor entregada en la ayuda los demás.

De igual manera pasa con los tarotistas. Son personas que, pese a no tener la capacidad innata de la intuición y la clarividencia, han dedicado gran parte de su tiempo y esfuerzo al estudio del Tarot y a su desarrollo.

Videncia verdadera: Videntes de nacimiento

La esencia de un verdadero tarotista y un vidente real, radica en la entrega y la disposición de sus poderes para ayudar a los demás. La vocación es algo innato a estas personas y su labor no consiste en ir a las televisiones, sino que es su meta un fin y un afán terapéutico. Ayudar a las personas, bien sea mediante las cartas, bien a través de la gracia divina de su “don” a personas que lo necesitan, desvelando las posibilidades del futuro y las situaciones que están por venir para que, de esta manera, quien lo necesita sepa y pueda actuar en función de la información aportada y de los consejos ofrecidos.

La videncia verdadera es aquella que las videntes desarrollan en el día a día, a través del teléfono y el vínculo especial que se crea con aquella persona que llama.

Se podría decir que si bien las cartas muestran el futuro y pueden, de una manera u otra ser un vehículo de introspección, la videncia natural, el poder esencial de saber el futuro de una manera intuitiva es una parte esencial para la explicación de muchos factores que determinan nuestro presente y nuestro futuro, que dependen de nosotros mismos y que, de una manera u otra, pueden llegar a determinar nuestro futuro.

Quizá a veces no deparamos en ello, pero nuestro futuro depende, en gran medida, de nosotros mismos. De nuestras decisiones y de nuestras actitudes, una buena vidente, una vidente esencial jamás esbozará un futuro perfecto y de ensueño; sino que se trata de dibujar las líneas generales del destino y lo que nos podemos encontrar en el camino de nuestra vida, será cuestión nuestra, repito, con el aporte, los consejos y la información ofrecida el modo y la manera de actuar, porque, en última instancia, el futuro nos lo marcamos nosotros mismos.

videncia verdadera

Es una gran oportunidad poder contar con unas videntes como las que se dan cabida en este espacio. De manera cómoda, sencilla y anónima podemos llamar y sentir como la trascendencia de su voz alcanza nuestro interior y como, a través de sus palabras y sus consejos canalizadas por su videncia verdadera, podemos aclarar nuestras dudas, sean cuales sean.

No merece la pena perder el tiempo sufriendo o preguntándonos cosas que no sabemos o no entendemos las respuestas, no merece la pena. Es cuestión de marcar un número de teléfono y hablar con una vidente de verdad, alguien que te ilumine y te guíe, encontrado solución a todo tipo de problemas que nos separan de la felicidad.